Saltar a contenido
Cómo el ecommerce podría cambiar el futuro de las marcas

Cómo el ecommerce podría cambiar el futuro de las marcas

Este artículo fue publicado en inglés por Forbes en su página web el 2 de septiembre de 2020.

Las ventas de ecommerce ascendieron a más de $3.5 billones en 2019 con una proyección de llegar a $6,5 billones en 2023. Así, esto demuestra que la influencia del ecommerce será mucho mayor en el futuro y su rápido crecimiento en los años que vienen.

A continuación, se describen tres formas clave en las que el ecommerce dará forma al futuro y pueden cambiar el futuro de las marcas por siempre. 

 

La afluencia de público en las tiendas tradicionales se verá afectada.

No hace falta decir que, a medida que el ecommerce sigue creciendo de un lado a otro, el número de personas que visitan las tiendas físicas verá una reducción significativa. Es poco probable que el impacto de Covid-19 en el ecommerce (con un gran cambio hacia las ventas en línea) sea temporal. Más bien, estos cambios pueden tomarse como un microcosmos de lo que se espera sea una realidad futura.

Las marcas que antes no estaban online ahora se darán cuenta de la importancia de tener presencia en la web. Dado que el 63% de las ocasiones de compra comienzan en línea, es fundamental que las empresas pongan sus productos o servicios frente a sus clientes potenciales en internet, incluso si estos clientes terminan realizando la compra final en una tienda local.

Incluso teniendo en cuenta este modelo de hacer clic y comprar, la necesidad de espacio minorista físico seguirá disminuyendo porque los minoristas ahora pueden confiar en sistemas logísticos avanzados. La mayor eficiencia elimina la necesidad de mantener grandes cantidades de inventario. 


Las experiencias de compra se convertirán en el estándar.

Ya estamos empezando a ver más consumidores demandando experiencias. De hecho, se espera que la economía de la experiencia tenga un valor de $12 mil millones para 2023, y esta tendencia también se extiende al sector del ecommerce. Pero, ¿cómo será esto en el caso del comercio electrónico específicamente?

Bueno, probablemente tomará la forma de experiencias de compra en línea altamente interactivas lideradas por realidad aumentada. Con la competencia del ecommerce cada vez más feroz, este tipo de enfoque actuará como un factor de diferenciación clave que le da a ciertas marcas una ventaja competitiva.

Este cambio se debe en parte a la necesidad del consumidor moderno de compartir su participación en experiencias y actividades en las redes sociales. Las compras ya se tratan como un tipo de actividad de ocio, que continuará atrayendo a más clientes a una nueva ola de marcas de estilo de vida que brindan las experiencias y oportunidades de intercambio social que anhelan.

 

Habrá una mayor preferencia por las marcas con conciencia ambiental y social

No es ningún secreto que el consumidor de hoy está más informado y, por tanto, tiene mayores expectativas. Antes se consideraba que el precio era uno de los factores más importantes que influyen en las decisiones de compra, ahora hay otros factores críticos que juegan un papel destacado.

Una nueva generación de consumidores conscientes se está apoderando de todo el mundo, y la gente se preocupa profundamente por los factores ambientales y sociales. En un mercado de comercio electrónico extremadamente competitivo, algunas de las preguntas clave que los consumidores ahora hacen antes de comprometerse con una compra incluyen:

  • ¿Cómo se fabrican los productos?
  • ¿Son los materiales sostenibles?
  • ¿La marca es socialmente consciente y activa?
  • ¿Son éticas las prácticas de fabricación, incluida la forma en que se trata a los trabajadores en toda la cadena de suministro?

A medida que el movimiento sostenible sigue creciendo, las marcas deben adaptarse al cambio en el comportamiento del consumidor. Lo mismo ocurre con la responsabilidad social. Los clientes ahora exigen que las marcas les muestren, y no solo les cuenten, sobre sus esfuerzos sociales. Esto significa que las empresas deben tener una comprensión integral de los valores de su audiencia y ser auténticas en sus acciones al demostrar un impacto real a lo largo del tiempo.

Las marcas que no se adapten a los tiempos quedarán en el camino a medida que más y más clientes comiencen a buscar activamente opciones respetuosas con el medio ambiente y socialmente responsables.

Mira al futuro

En un mundo cada vez más digital, el ecommerce está desempeñando un papel clave en la configuración del futuro. Sin duda, los próximos años traerán numerosas innovaciones y cambios emocionantes. Además de esto, los clientes tendrán aún más poder del que tienen ahora. Esto significa que las marcas deberán invertir más recursos para comprender y mantenerse al día con sus necesidades y expectativas cambiantes.


*traducción libre* 

Referencias: 

Filgertshofer, Christoph. «How E-Commerce Could Change The Future of Brands», Forbes, acceso el 24 de septiembre de 2020. 

https://www.forbes.com/sites/forbesbusinesscouncil/2020/09/02/how-e-commerce-could-change-the-future-of-brands/#fe30d2653eb0

Artículo anterior Cómo crear un plan de marketing digital en 2020
Siguiente artículo 5 formas creativas en que las empresas de ecommerce están manteniendo sus ventas durante la pandemia

Net Orders Checkout

Item Price Qty Total
Subtotal Q0.00
Shipping
Total

Shipping Address

Shipping Methods